EL FATÍDICO 23 DE MARZO DE 1994…

José Alam Chávez Jacobo

El priismo del país recuerda el crimen de su candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio Murrieta, hace 25 años, en Lomas Taurinas, Baja California, en un año trágico en la historia política de México en el que también fue asesinado José Francisco Ruiz Massieu, acto que de acuerdo con diversas hipótesis, estuvo relacionado con el primero; en ese sexenio -de 1994 al 2000-, el país vivió la más grave manipulación que se recuerde de las instituciones encargadas de procurar y administrar justicia.

De ese fatídico 1994, a la fecha, han cambiado muchas cosas en la práctica y en las formas políticas, pero el discurso de Colosio aún tendría vigencia en muchos aspectos de la forma de operar al interior del Partido Revolucionario Institución (PRI), así como en el país, en temas claves como la economía o la seguridad pública, pero también se mantiene vivo el grupo priista mexiquense que fue señalado por Mario Ruiz Massieu de obstaculizar el esclarecimiento del crimen de su hermano José Francisco, ocurrido seis meses después.

En los dos episodios de 1994, el crimen de Luis Donaldo, el 23 de Marzo y el de José Francisco, la mañana del 28 de Septiembre, quien sería el líder de la bancada del PRI en San Lázaro, fueron perpetrados por un asesino solitario. La diferencia entre uno y otro fue en el crimen de José Francisco sí apareció un autor intelectual, Manuel Muñoz Rocha, quien nunca fue detenido por las autoridades. En ambos casos la sombra de la duda sigue vigente, mucho se ha dicho y escrito al respecto.

El 5 de Junio del 2012 se estrenó en el complejo comercial “Perisur” de la Ciudad de México la película “Colosio: El Asesinato” escrita y dirigida por Carlos Bolado, soportada en parte del expediente del caso, que es público, en la cual conecta los dos crímenes, sugiriendo que el de José Francisco, padre de Claudia Ruiz Massieu, actual dirigente nacional del PRI, se debió a que éste descubrió quiénes orquestaron los hechos ocurridos en Lomas Taurinas.

El 23 de Noviembre, ocho meses después de lo ocurrido en Baja California, Mario Ruiz Massieu, enfundado en su cargo de subprocurador General de la República, y como encargado de la investigación del crimen de su hermano, renunció a estas posiciones y acusó a su partido y personajes que siguen vigentes en la entidad: Ignacio Pichardo Pagaza y Humberto Benítez Treviño.

“El pasado 28 de Septiembre una bala mató a dos Ruiz Massieu; a uno le quitó la vida y a otro le quitó la fe y la esperanza de que en un gobierno priista se llegue a la justicia. Los demonios andan sueltos y han triunfado”, aseveró en aquella controvertida conferencia de prensa.

Acusó que el dirigente nacional del PRI, Ignacio Pichardo Pagaza, ex gobernador mexiquense (1989-1993), obstaculizó la investigación y su jefe en la Procuraduría General de la República, era Humberto Benítez Treviño.

Mario Ruiz Massieu estuvo preso en Estados Unidos y finalmente se suicidio el 15 de septiembre de 1999, en cartas póstumas insistió en responsabilizar a Ernesto Zedillo Ponce de León, de la muerte de su hermano. Pero de aquél discurso del candidato presidencial, Luis Donaldo Colosio a la fecha, poco cambió en cuanto a la respuesta del PRI en los 25 años siguientes a los asuntos que le preocupaban a este personaje.

“No queremos candidatos que, al ser postulados, los primeros sorprendidos en conocer su supuesta militancia, seamos los propios priístas”. ¿A poco no sigue imponiendo el PRI candidatos producto del “amiguismo, “junior´s”, sin arraigo social?

“Veo a ciudadanos angustiados por la falta de seguridad, ciudadanos que merecen mejores servicios y gobiernos que les cumplan”. Ni qué decir en este tema.

“Yo veo un México con hambre y con sed de justicia. Un México de gente agraviada, de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla. De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales”. En fin, se recuerda hoy a Colosio y con él no puede olvidarse que 1994 tuvo hechos políticos y de sangre con un aparente móvil atroz para los mexicanos.

El crimen de Luis Donaldo se dio en Lomas Taurinas, una colonia popular de Tijuana, Baja California, la primera entidad gobernada por un partido de oposición al PRI.

Ernesto Rufo Appel, quien era gobernador, me comentó en una entrevista que había notado situaciones anómalas en el comportamiento del PRI de Baja California por eso a pesar de que se le pidió que no hubiera presencia de policías bajacalifornianos, decidió junto con el alcalde, infiltrar uniformados estatales y municipales, por ello contaron con datos fundamentales que aclararon aspectos diversos por ejemplo para determinar que su gobierno no tuvo nada que ver en el asunto.

“Fue un asunto que separó al PRI, que lo debilitaron, luego explica por qué entonces gana Acción Nacional la Presidencia de la República por primera vez en el 2000, luego se da un acuerdo con un PRI debilitado en 2006 donde resulta ganador Felipe Calderón Hinojosa”, dijo en una conversación para “Política en Corto” en Octubre del 2017.

Este 22 de Marzo, la empresa “Netflix” publicó en su plataforma una serie sobre Colosio, misma que se centró en la nominación como candidato, el arranque de campaña con el reconocimiento de que esta no levantaba como se esperaba, precisamente por lo que recurrió a asumir aquel discurso histórico pronunciado en el Monumento a la Revolución que todos conocemos y que de alguna manera se deja entrever que disgustó a los tecnócratas y la nomenklatura priista.

A diferencia de la película, que en 2012 fue comentada, la serie refleja los hechos desde la visión de Diana Laura Riojas de Colosio y Federico Benítez, el director de seguridad de Tijuana, quien lleva a cabo diversas indagatorias que ponían en riesgo la línea oficial de las investigaciones. En su trabajo encuentra diversos obstáculos hasta que es asesinado -de acuerdo con la serie- frente a la Terminal Aérea de Tijuana donde se reuniría con Diana Laura Riojas. En uno de los episodios, donde se observa una Diana Laura abatida, le dice al personaje que encarna a Miguel Montes, el primer Fiscal Especial de la Investigación: “eres como ellos, que dios te perdone”.

La serie toca de manera superficial el crimen de José Francisco y muestra un Raúl Salinas de Gortari, con “sospechosismo” en los hechos. Interesante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s