POCO PROBABLE ORDEN NACIONAL PARA QUEDARSE EN CASA: DONALD TRUMP

El presidente Donald Trump dijo este lunes que emitir una orden nacional de quedarse en casa ante la pandemia de COVID-19 es poco probable en Estados Unidos, país donde llegaron hoy a tres mil 008 los decesos por la enfermedad.

La declaración de Trump durante su conferencia de prensa diaria desde la Casa Blanca, ocurre de manera paralela a los más de 500 fallecimientos en el último día (un nuevo récord para el país), y los contagios a más de 160 mil, de acuerdo con datos de la universidad Johns Hopkins.

Durante la conferencia, Trump dijo que considera que los próximos 30 días son importantes para aplanar la curva del brote de COVID-19, en relación con el hecho de que este domingo se decretó la extensión de las pautas de distanciamientos social hasta el fin de abril.

“Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar para ganar esta guerra. Todos los ciudadanos, familias y empresas pueden marcar la diferencia para detener el virus […] Se avecinan tiempos difíciles para los próximos 30 días”, dijo Trump hace unas horas.

Durante la sesión informativa, el doctor Anthony Fauci, epidemiólogo de la Casa Blanca, dijo que es posible que haya otro brote de COVID-19 en otoño.

El presidente mencionó que espera que el nuevo brote no suceda, pero que su administración estaría preparada si esto ocurriera. Fauci lo apoyó diciendo que en otoño “el juego sería totalmente diferente” y que “tenemos una vacuna que está en camino”.

Si bien el presidente Trump descarta una orden de confinamiento a nivel nacional, lugares como Washington DC, Maryland y Virginia emitieron órdenes para quedarse en casa el día de hoy, informó CNN.

En Washington DC, el alcalde, Muriel Bowser estableció que los residentes de la ciudad solo pueden abandonar su casa para actividades esenciales; los trabajadores esenciales también están exentos de la orden.

El presidente también se enfrentó con reporteros que acudieron a la conferencia, al ser cuestionado sobre las declaraciones que hizo cuando el COVID-19 llegó al país y de haber “minimizado la crisis”, Trump respondió que trataba de mantener la calma de los estadounidenses.