Callejón Informativo / 03 de Septiembre 2019

Callejón Informativo
Por: José Alam Chávez Jacobo

Con el paso del tiempo las Fiscalías de Justicia se convirtieron en un cuarto poder en las entidades
Es una justificación para los gobernadores ante el incremento de la impunidad e inadecuada procuración de justicia
Los Ozuna dejan sentir la influencia del cargo en la dinámica priista de Toluca
Instruye alcalde ajustes en operación de la Policía de Toluca
Llama la atención la actitud del Fiscal en casos que involucran a gente de MORENA

Los sectores de poder en el país no abordan el asunto de la separación que existe en diversos casos entre los Gobernadores y las Fiscalías Generales de Justicia, mismas que ganaron su autonomía tras las reformas que se impulsaron desde la oficina de Humberto Castillejos Cervantes, el consejero de la Presidencia de la República en el sexenio anterior, pues aunque en aquel momento se dijo que esto evitaría intromisiones en la procuración de justicia, en realidad abonó a la impunidad, la corrupción y la operación de un cuarto poder en las entidades.

El mayor costo público de la creación de las poderosas Fiscalías de Justicia se evidencia en el estado de Veracruz, producto de la masacre que ocurrió el 28 de Agosto en un centro nocturno, donde murieron asesinadas decenas de personas. El punto es que el gobernador Cuitláhauc García Jiménez restó responsabilidad a su investidura, bajo el argumento legal de que no tiene injerencia sobre la Fiscalía, aunado al enredoso discurso que entre los ministerios públicos federal y estatal, dejaron libre a un sujeto que pudo estar involucrado en el atentado.

En aquella entidad se conoce la lejanía que existe entre el titular del Poder Ejecutivo y el Fiscal General de Justicia, parecen dos gobiernos, frente a una sociedad que observa un alto índice de criminalidad pero fundamentalmente de impunidad.

Quizá cuando se aprobaron las reformas que crearon las Fiscalías Generales de Justicia, autónomas, tanto en lo federal como en las entidades, la coyuntura política era diferente, el partido en el poder preveía el ascenso al poder del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y con ello la posibilidad de que los gobiernos salientes fueran investigados y, por qué no, hubiera revanchismos o venganzas.

Es decir, las Legislaturas nombrarían al Fiscal para un periodo especifico, imponiéndoselo a los futuros mandatarios estatales, quienes no tendrían forma de destituirlo como en otro momento ocurría, ya que se estipularon los casos en que podría llevarse a cabo tal sustitución. Con ello algunos ex gobernadores se sentirían protegidos por personajes impulsados en su sexenio.

Con el paso del tiempo esto se convirtió en un problema para los gobiernos donde no se mantuvo el mismo partido político, como Veracruz, ante lo cual la práctica muestra un cuarto poder: (1) Ejecutivo -gobernador- (2) legislativo y (3) judicial (poder judicial), a los que se suman ahora las Fiscalías, con una gran capacidad presupuestal, operativa y en cuanto a ejercicio de poder.

Esto tiene varias implicaciones, que si bien no se están discutiendo en el escenario público, en el ejercicio del poder se entienden con claridad, por ejemplo los gobernadores morenistas se justifican en las deficiencias de las Fiscalías (procuración de justicia) para no actuar. Solo basta recordar que tras los hechos ocurridos en Veracruz, el mandatario señaló: “esperemos que la Fiscalía llegue hasta las últimas consecuencias y lleve a cabo una adecuada investigación”. No tiene cómo instruir a qué se haga.

Lo dispuesto tanto en la Constitución Local del estado de México como la Ley Orgánica de la Fiscalía establece con claridad que el Fiscal General solamente podrá ser removido por el Ejecutivo por delitos que cometa durante su encargo o en el ejercicio de sus funciones.

Pero, esta remoción, podría ser objetada por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Legislatura del Estado, en el plazo de diez días hábiles, a partir de la notificación de esta, en cuyo caso la o el Fiscal General será restituido en el ejercicio de sus funciones.

“La Constitución Política del Estado Libre y Soberano de México establece que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México prevé que el Ministerio Público se integra en una Fiscalía General de Justicia como órgano público autónomo, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios con autonomía presupuestal, técnica y de gestión así como con capacidad para decidir sobre el ejercicio de su presupuesto”.

En esta entidad el Fiscal es Alejandro Jaime Gómez Sánchez, quien era asesor de Humberto Castillejos; primero llegó como procurador de Justicia, posteriormente se convirtió en Fiscal con la nueva ley, misma que se habría redactado en la oficina de Presidencia donde se desempeñaba. Interesante.

Atajos

Por el centro: Otro de los personajes priistas que son identificados como operadores en la imposición de planilla para el Comité Municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Toluca, es José Ozuna, hijo del secretario de Gobierno, Alejandro Ozuna Rivero, quien además domina al comisionado ejecutivo, Alejandro Montes de Oca, cuya familia por cierto trabaja para MORENA en Zinacantepec.
Desde su cargo, Ozuna ha permitido que su hijo, quien perdió una diputación en los comicios pasados, utilice su influencia para maniobrar el interior del PRI, precisamente características que han abonado a la debacle de dicho instituto político. Sin embargo es claro que Ozuna es producto del viejo PRI, y de las viejas formas.

Por la izquierda: El presidente Municipal de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez Gómez, anunció la reestructuración de la policía municipal, un primer paso el cambio de turno para los oficiales trabajarán 12 horas por 12 de descanso, medida que adelantó no será bien recibida sin embargo es lo que requiere la ciudadanía.
Otra de las medidas para mejorar los índices delictivos del municipio fue la creación de 50 grupos tácticos, integrados por cuatro policías quienes portarán chalecos antibalas; de la anterior estructura policiaca solo se conservarán el grupo de policía de género y la montada.
“Es seguro que estos cambios no van a agradarles, pero los tenemos que hacer, estamos tratando de hacer lo mejor para la ciudadanía con los 800 policías que nos dejaron, es claro que necesitamos más elementos pero con el cambio de horario podemos tener la mayor presencia en horas pico d e incidencia delictiva”, explicó.
Finalmente comentó que espera que para finales de año la percepción ciudadana sobre la inseguridad mejore con los ajustes y equipamiento que están realizando, además de emitir una nueva convocatoria para reclutar más policías.

Por el centro2: En un sector relevante del partido MORENA se sugiere que Alejandro Jaime Gómez Sánchez, el Fiscal General de Justicia del estado de México, actúa con cierta mala intención, pues abona a la especulación en el caso de un presidente Municipal, al no resolver un caso que exige la sociedad, pero al mismo tiempo emite declaraciones que enturbian su propia desatención al mismo. El propio Fiscal podría estar cubriendo a otro actor político de dicho instituto con acusaciones que no avanzan, pero nada dice al respecto. Es claro que el Fiscal se siente muy empoderado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s