Callejón Informativo / 27 de Abril 2016

Callejón Informativo
Por: José Alam Chávez Jacobo

– Destape de Óscar González debe analizarse en su justa dimensión. A nadie debe sorprender
– El PT es un partido que no tiene otra opción y que en los últimos tres procesos no ha jugado solo
– González Yáñez es un rival incomodo para el oficialismo en el debate público
– Mujeres no están solas en su lucha: Manzur
– PRD sin interés en poner a debate la elección del 2017
– Grupo Tlalnepantla fortalecido en la cúpula nacional del PAN

No habría que sorprender la postura del Partido del Trabajo (PT) en el sentido de poner a su líder moral Óscar González Yáñez como su carta para la elección de Gobernador del estado de México, pues no tiene otra opción política, además resulta evidente que a poco más de un año es el único instituto político de oposición al oficialismo que se atreve a entrarle al tema.

El PT ha competido en alianza con el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en las tres últimas elecciones de Gubernatura en esta entidad y dada la coyuntura que enfrentan ambas estructuras, se necesitan para evitar una debacle como la que sufrió Acción Nacional (PAN) en el 2011, obteniendo apenas medio millón de votos.

El perfil de González Yáñez es conocido por todos los sectores políticos y la sociedad que se informa, aunque reducida esta última en el estado de México, por eso a nadie sorprende todo lo que pudiera comentarse de él, por el contrario es un personaje que no le gustaría tener como rival a figuras prominentes del Revolucionario Institucional (PRI) en un debate televisado o puesto a los ojos de los mexiquenses. Y lo saben tanto los petistas como el priismo encumbrado.

El ex presidente Municipal de Metepec y líder moral del PT cuenta con la trayectoria política necesaria para aspirar a la Gubernatura, no es mejor ni peor que los más posicionados de las tres principales fuerzas políticas de la entidad, hablando de “pureza” aunque la circunstancia que se le cuestionaría en términos políticos es el hecho de que en ocasiones suele obtener acuerdos con el oficialismo que contravienen la ideología de su instituto.

Por ejemplo se recuerda aquella imagen en un evento encabezado por el presidente Enrique Peña Nieto en el Valle de Toluca, donde le habló al oído y después fue atendido por el entonces jefe de la Oficina de la Presidencia, Aurelio Nuño Mayer. Meses más tarde el PT salvó el registro a nivel nacional, sin embargo en diferentes espacios se señala que el PRI le ayudó con decisiones asumidas en la elección extraordinaria de Aguascalientes, para que obtuviera un número determinado de sufragios que le ayudaran en el litigio que libraba en el Instituto Nacional Electoral.

Desde 1999 el PT acompaña al PRD en contiendas por la primera magistratura estatal; en 1999 abanderaron a Higinio Martínez Miranda, cuando lograron 710 mil 500 votos; en 2005 fueron con Yeidckol Polevnsky Gurwitz, cosechando 918 mil 347 y en 2011 con Alejandro Encinas Rodríguez alcanzaron un millón 20 mil 857.

En ninguna de las tres elecciones referidas PRD y PT obtuvieron una mala votación como la conseguida por Luis Felipe Bravo Mena y el PAN en 2011, de medio millón de votos, tomando en cuenta que los moralistas podrían decir que el panista es mejor persona que Oscar González.

Por eso habría que medir en su justa dimensión los señalamientos severamente críticos hacia Óscar González, ya que los personajes del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano no son mejores, en el campo que se analice, todos han pactado con el oficialismo y ninguno podría negar vicios.

El líder moral del PT es la mejor carta de su partido, pues se trata de un instituto donde hay tres o cuatro personajes que han ocupado todos los espacios electorales en juego, eso se ha dicho, pero en un año no podrían construir un candidato distinto, como no lo han hecho por cada uno de los 45 distritos electorales en toda su historia partidista.

Óscar González está jugando como le gusta, adelantándose a los dos partidos de oposición de mayor infraestructura en la entidad que a un año de la elección se niegan a hablar del asunto y poner nombres en su baraja de posibilidades, además de que busca encarecer el factor de negociación que además es obligado para el priismo mexiquense.

Más de uno de los aspirantes que se mencionan en el PRI no disfrutarían enfrentar a un Óscar González en el debate público, quien supera a ciertos panistas y perredistas que también están perfilados en la puja por la Gubernatura.

Atajos

Por el centro: Luego de la marcha de mujeres que se llevó a cabo en la capital del país, quienes cusan un alza en la violencia de género, el secretario general de Gobierno, José Manzur Quiroga, llamó a este sector de la población a no quedarse calladas ante las injusticias, a denunciar y a tener firme la determinación de cambiar su entorno en caso de sufrir algún tipo de agresión.
En el marco de inauguración del primer Simposio “Mujeres Zinacantepec”, Manzur puntualizó que “a nivel internacional y nacional, existe mucho por hacer porque las mujeres estén mejor, y el Estado de México no es ajeno a esto”.
El encargado de la política interna del estado señaló que en la entidad las mujeres no están solas en su lucha.

Por la izquierda: La dirigencia estatal del PRD a cargo de Omar Ortega Álvarez no se ha pronunciado en ningún sentido respecto de la contienda por la Gubernatura el próximo año, por lo que de última hora entrará con un candidato surgido por la fuerza de los grupos y quizá conformará una alianza con el PT, solo que esta estructura pondrá en la negociación a Óscar González en una condición distinta a la de los anteriores procesos donde el sol azteca era un partido sólido y ahora enfrenta una condición donde requiere aliados más que división.

Por la derecha: Con la decisión del grupo de Edgar Olvera Higuera, alcalde de Naucalpan, de expulsar a Manuel Gómez Morín Martínez del Río, del panismo mexiquense, esta corriente no es bien vista en la dirigencia nacional del PAN, mientras que otro sector le ha jurado lealtad a Margarita Zavala Gómez del Campo en el proyecto presidencial, lo que aprovechó el Grupo Tlalnepantla para posicionarse en esta élite que en otro momento fue su debilidad. El resultado es que nadie puede mover a Óscar Sánchez Juárez de la dirigencia estatal y se duda que eso suceda en el corto plazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s