Callejón Informativo / 19 de Noviembre 2019

Foto: Viceversa Noticias

Callejón Informativo
Por: José Alam Chávez Jacobo

Es Chavolla Ramos arzobispo Metropolitano de Toluca. Se fortalece en la cúpula de poder
Atestiguan la ceremonia Alfredo del Mazo y Juan Rodolfo Sánchez
Las implicaciones del acto en el entorno político-social
Logra Jorge Olvera la primera certificación de calidad en CODHEM
Destaca Karina Labastida prioridad de la Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas
Deuda de UAEM con ISSEMyM a punto de saldarse

Con la presencia del gobernador Alfredo del Mazo Maza; Francisco Javier Chavolla Ramos se erigió como primer Arzobispo Metropolitano de Toluca, el nombramiento es relevante en todos sentidos, por eso llamó la atención la primera fila de invitados; los priistas de la capital y el alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez, el de mayor cercanía.

En anteriores entregas se habló de la relevancia del nombramiento de Chavolla en el contexto político-social; como en la política u otras actividades, en la iglesia también hay grupos o corrientes, en este caso propicia un contrapeso al que detenta el poder en el centro del país, representado por Carlos Aguiar Retes, el arzobispo Primado de México.

Chavolla fue ordenado diácono por Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinando en 1993, en una aparente confusión de miembros del crimen organizado, afuera del Aeropuerto de Guadalajara y su primer nombramiento como obispo fue en Matamoros, Tamaulipas, en 2001, donde fue cobijado por el entonces gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba.

Con Chavolla como arzobispo Metropolitano de Toluca, abarcando las iglesias de Atlacomulco, Tenancingo y Cuernavaca, Morelos, entra a la cúpula de la jerarquía católica de México, aunado a que de manera natural adquiere relevancia a la vista de los sectores empresariales y políticos que por mucho tiempo únicamente volteaban la vista hacia Ecatepec, Tlalnepantla o Huixquilucan, donde se encuentra uno de los más representativos templos de la Iglesia Ortodoxa.

En Ecatepec fue clave el Obispo, ahora en retiro, Onésimo Cepeda Silva; en Tlalnepantla, Carlos Aguiar, quien es ahora el arzobispo Primado de México, sin embargo en el pasado reciente hubo un prelado con mayor poder convocatoria que ambos, como fue Antonio Chedraoui Tannous, otrora arzobispo de la Iglesia Ortodoxa para México, Centroamerica y El Caribe.

Por eso se entiende la presencia de Alfredo del Mazo y de su esposa, Fernanda Castillo del Mazo, así como de priistas clave en el contexto local como la actual secretaria del Trabajo, Martha Hilda González Calderón, ex alcaldesa de Toluca o de Raymundo Martínez Carbajal, secretario de Movilidad, para cuyo proyecto ha sido fundamental mantener una buena relación con Chavolla.

Detrás de del Mazo estaba Pedro Mena Alarcón, titular de la unidad de Asuntos Religiosos, quien durante los últimos años ha utilizado su cercanía con la iglesia católica para tender puentes políticos y beneficiarse con los mismos.

Ahora bien, más cercano que la mayoría de los priistas que acompañaron a Chavolla es Juan Rodolfo Sánchez, el actual alcalde morenista, quien durante su juventud fue referente de la Asociación de Jóvenes Católicos Mexicanos (ACJM), por lo que se conoce su relación estrecha con los prelados de la región. En su desarrollo político fue clave el respaldo que tuvo del ex obispo de Toluca, Francisco Robles Ortega, actual Cardenal.

La ausencia de morenistas claves, muestra también la fortaleza que significa para Sánchez Gómez el nivel de relaciones que tiene en la cúpula católica del centro del país.

El respaldo de los jerarcas católicos hacia la clase política ha sido relevante en la entidad, un ejemplo es Juan Rodolfo, otro es Enrique Peña Nieto, quien es demasiado cercano a Carlos Aguiar, quien llevó en su momento al ex mandatario al Vaticano, previo a su “matrimonio” con la actriz Angélica Rivera.

En la ultima década las oficinas de Aguiar Retes han sido torales para diversos cabildeos con grupos políticos y empresariales plenamente identificados, hechos que son del conocimiento del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, así como la gente influyente del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), quienes no asumen la misma estrategia de cercanía, como sí ocurrió con los priistas. Es decir, mientras que para el priismo ha sido importante estar cerca de los prelados católicos, para los morenistas lo contrario.

Chavolla nació en Autlán de la Grana, Jalisco, aunque ingresó al Seminario Menor de Tijuana, Baja California en 1959, donde estudió tres años de Latín y posteriormente pasó al Seminario Mayor donde realizó sus estudios filosóficos en 1966. En septiembre de ese mismo año fue enviado al Seminario de Montezuma, en Nuevo México, Estados Unidos, donde cursó el primer año de Teología.

Fue ordenado diácono en mayo de 1971 por el Obispo Juan Jesús Posadas Ocampo quien fue asesinado, por una confusión, en 1993, cerca del Aeropuerto de Guadalajara. Posadas Ocampo le confirió además el orden del presbiterado el 10 de Diciembre de 1972, en la Iglesia Catedral de Tijuana.

Chavolla fue Vicario cooperador en la parroquia de la Inmaculada Concepción en
Tijuana, Baja California; párroco de Nuestra Señora del Refugio, en la misma ciudad; párroco suplente de Nuestra Señora de Guadalupe en Tecate, Baja California y el 16 de Julio de 2001 fue nombrado Obispo de la Ciudad de Matamoros, Tamaulipas, por el Papa Juan Pablo II.

El 27 de diciembre del 2003, Juan Pablo II nombró Obispo de Toluca a Chavolla y aunque la toma de posesión fue el 12 de febrero del 2004; en la época, el alcalde de Tlalnepantla, Rubén Mendoza Ayala, mandó publicar una fotografía a su lado, en diversos medios informativos, adelantándose al escenario político, pues era el más aventajado en la búsqueda de la Gubernatura que se definiría en 2005.

El resto de los Arzobispos de México son Rogelio López Cabrera, de Monterrey; Carlos Cabrero Romero, de San Luis Potosí; Alfonso Cortés Contreras, de León; Domingo Diaz Martínez, de Tulancingo; José Antonio Fernández Hurtado, de Tlalnepantla; Carlos Garfias Merlos, de Morelos; Leopoldo González González, de Acapulco; Fabio Martinez Castilla, de Tuxtla Gutiérrez; Constancio Miranda Weckmann, de Chihuahua;  Francisco Moreno Barrón, de Tijuana; Ruy Rendón Leal, de Hermosillo; Hipólito Reyes Larios, de Xalapa; Gustavo Rodríguez Vega, de Yucatán; Pedro Vázquez Villalobos, de Antequera-Oaxaca y Víctor Sánchez Espinoza, de Puebla. Interesante.

Atajos

Por el centro: El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM), Jorge Olvera García, logró la certificación ISO 9001: 2015, la primera en los 26 años de servicio del organismo.
El ombudsperson señaló que la certificación promueve la calidad y la cualidad en el servicio, además agrego que con la resignificación de los derechos humanos se busca que la sociedad tenga una percepción positiva de lo que hace esta casa de la dignidad humana.
“Las certificaciones son el camino para guiar a las instituciones públicas a la excelencia, quien es capaz de voltearse a ver a sí mismo es capaz de avanzar”, sostuvo.

Por la izquierda: La diputada local de MORENA, Karina Labastida Sotelo, expresó su intención de que en el actual periodo de sesiones, la LX Legislatura apruebe la Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares para el Estado Libre y Soberano de México, cuyo análisis detallado inició este día y en el cual participan colectivos de familiares de víctimas de desaparición, representantes de dependencias públicas, organizaciones internacionales y asociaciones.
La presidenta de la Comisión Legislativa Especial Para las Declaratorias de Alerta de Violencia de Género Contra las Mujeres por Feminicidio y Desaparición explicó que el objetivo de estos trabajos es hacer que este ordenamiento sea una realidad en el Estado de México y que sea una ley-marco para otros estado de la república, buscando que sea aprobada antes de que concluya el periodo de sesiones actual, es decir, antes del 15 de diciembre.

Por la izquierda2: El viernes pasado, se reunieron legisladores locales con autoridades de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), donde Javier González Martínez, el secretario de Finanzas, reiteró su disposición para solventar la deuda que se tiene con el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM).
Con una presentación digital, el secretario universitario detalló la situación financiera de la institución, dejando en claro que la causa principal por la que no han podido solventar los pagos al ISSEMYM es la falta de presupuesto, ya que se han priorizado otras situaciones, por ejemplo el pago de la nómina cada quincena.
Explicó que, pese a la reducción de salarios de funcionarios del gabinete universitario, así como el retiro de viáticos, pago de gasolina, telefonía celular y otros recortes, el dinero sigue siendo insuficiente para cubrir necesidades básicas en la UAEMéx.
Ante esta situación, pidió a los diputados intervenir ante el ISSEMYM para firmar un convenio que les permita solventar la deuda que tienen, sin que se afecte la funcionalidad de la universidad.
Actualmente, la universidad tiene una deuda de 3 mil 300 millones de pesos, de los cuales casi mil 200 son de multas y recargos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s